Ejidatarios de Ixil, manipulados para apropiarse de sus tierras.

Lo predios que fueron invadidos días atrás, en realidad fueron adquiridos por empresarios locales de manera legal y legítima.

Origen Yucatán: Mérida.

Al más puro estilo de Hernán Cortés cuando utilizó a los tlaxcaltecas como aliados para conquistar a los aztecas, el empresario español Sergio Oceransky Losana manipuló a un grupo de ejidatarios de Ixil para invadir de manera ilegal terrenos privados y simular un despojo de tierras ejidales de uso común con el único fin de darle provecho a compañías eólicas para las cuales trabaja.

Oceransky Losana, CEO del Grupo Yansa, organización que se presume «sin fines de lucro», pero que en realidad utiliza proyectos de generación de energías alternativas para embolsarse dividendos económicos, recurrió a la manipulación perversa de la gente consciente de que la protesta social por la defensa de la tierra es un tema significativamente delicado en la opinión pública.

El único fin que persigue este personaje español es darle provecho a las compañías eólicas con las que trabaja y en el caso de Ixil se trata de un maquiavélico plan en cotubernio con el empresario Benigno Villarreal del Río.

La verdad detrás del conflicto

En Ixil no hay despojo de tierras ejidales de ninguna clase, los pobladores saben que los predios que fueron invadidos días atrás, en realidad fueron adquiridos por empresarios locales de manera legal y legítima en el año 2016 a Julio Eduardo Espinosa, en una operación de compra-venta entre particulares que se puede consultar en el Registro Público de la Propiedad y del Comercio.

Espinosa a su vez las compró años atrás a ejidatarios que decidieron enajenarlas de manera legal con asambleas de por medio y con personal de la Procuraduría Agraria que dio fe de los actos.

Sin embargo, el español Oceransky, con oficinas en Nueva York y dedicado al negocio de las energías renovables, simula ser un ambientalista defensor de la tierra junto con María Teresa Munguía Gil, Esteban Cen Cocom, Mercedes Cocom Noriega, entre otros, para engañar y manipular a la opinión pública.

El teatro montado por el testaferro de Villarreal del Río atrajo la atención de medios de comunicación y de académicos que de buena fe salieron en defensa de los ejidatarios presuntamente despojados.

Negocio sin futuro

La realidad es que los negocios eólicos que pretende Oceransky al servicio de Villarreal del Río al menos en este sexenio son inútiles y no tienen caso, ya que el presidente Andrés Manuel López Obrador no tiene en la mira ni como plan de Gobierno el impulso de las energías alternativas.

En Yucatán ya se tenían listos para entrar en acción 24 proyectos de generación de energías limpias, pero el Gobierno de López Obrador decidió apostar por las de origen fósil y reforzó a la Comisión Federal de Electricidad para dejarla como la única proveedora de estos servicios, es decir, un monopolio en manos del Estado.

Esta situación pone en duda la viabilidad a largo plazo de los proyectos eólicos promovidos por Oceransky en la región, lo que aumenta las sospechas de que su involucramiento en Ixil es más un intento de ganar terreno en un negocio en decadencia que una genuina preocupación por el medio ambiente…(OGY)

By origin

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido.