Propietarios afectados por incendios en la región comienzan a sospechar de la posible intencionalidad detrás de los siniestros, mientras se pide actualización de leyes ambientales.

Durante el pasado miércoles, un incendio en el municipio de Panabá, Yucatán puso en grave riesgo a la población y a las propiedades aledañas.

Gracias a la intervención del cuerpo de bomberos de la Secretaría de Seguridad Pública, se logró evitar una tragedia y reducir los daños causados por el fuego.

Sin embargo, los pobladores comienzan a sospechar de la posible intencionalidad detrás de los incendios en la región, como una forma de presión para que los propietarios vendan sus terrenos.

La situación se agrava debido a que los daños causados por un incendio en el rancho Santa Inés durante el año pasado aún no han sido resueltos, y el propietario Noé Peniche Patrón acusa al edil de Motul de negarse a reconocer su culpabilidad y de ofrecer una actitud prepotente de compra o renta del rancho, lo que sugiere una posible intencionalidad detrás del incendio.

Ante esta situación, los pobladores piden una investigación por parte de las autoridades y una actualización de las leyes de quemas en la región, para evitar que situaciones similares se presenten en el futuro y se proteja el medio ambiente.

By origin

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido.